CBD Oil 6 %

En existencias

31,00 €
28,83
Se ahorra 7 %
El precio incluye el IVA


Aceite de cáñamo normalizado a un 6,4 % de cannabidiol (CBD)

  • 5 mg de CBD por cápsula blanda (softgel)

  • Complemento alimenticio de amplia gama: también contiene todos los fitocannabinoides no psicótropos que se encuentran en Cannabis sativa (cannabinol, cannabigerol, tetrahidrocannabivarina…)

  • No contiene sustancias psicótropas (THC - tetrahidrocannabinol)

  • Diseñado para aliviar los dolores crónicos, la inflamación y la agitación interior (múltiples beneficios)

¿Qué es el CBD?

El cannabidiol (CBD) es una molécula fitocannabinoide contenida en el cáñamo (Cannabis sativa) al igual que la muy conocida sustancia psicotrópica, el tetrahidrocannabinol (THC). Sin embargo, al contrario que este último, el CBD no tiene ninguna propiedad estupefaciente.

El THC ha sido el primer componente psicoactivo descubierto en la marihuana (1-3), pero ha habido que esperar a los años 1990 para identificar el sistema de señalización endógeno que ahora se denomina sistema endocannabinoide . Se trata de un sistema de señalización en el que intervienen mensajeros producidos por el organismo (endocannabinoides) y receptores específicos localizados en las membranas externas de las células (los receptores CB1 y CB2).

El principio es simple: el organismo produce mensajeros endocannabinoides cuando estima que tiene necesidad de éstos, a continuación, estos mensajeros se unen a los receptores que les corresponden, lo que provoca respuestas celulares variadas como la estimulación del apetito, la limitación de la transmisión sináptica, la antinocicepción (alivio del dolor), la hipotermia o la reducción de la locomoción espontánea (4).

Por ejemplo, se sabe que los endocannabinoides son eficaces para inhibir la transmisión de las fibras nociceptivas de pequeño diámetro (que intervienen en el fenómeno del dolor) y para disminuir la liberación de neurotransmisores como la sustancia P, responsables de la transmisión del dolor . Lo que es menos sencillo, en cambio, es que este sistema influye en varios mecanismos complejos como la neuroplasticidad, la apoptosis, la neuroiflamación o la memoria traumática.

Resulta que las plantas producen moléculas que se parecen mucho a estas moléculas endocannabinoides, hasta el punto de poder fijarse (con una afinidad más o menos fuerte) a los mismos receptores. Algunas de ellas producen respuestas celulares muy similares a las de los endocannabinoides, es decir respuestas aumentadas, como es el caso del THC.

El cannabis contiene más de 200 tipos de estas moléculas que imitan a los endocannabinoides, entre los que se encuentra el cannabidiol (CBD), que puede tener hasta un 40 % de extracto seco.

¿Cómo funciona el CBD? ¿Cuáles son los beneficios del CBD?

Los receptores CB1 y CB2 a los que se fijan los endocannabinoides y los fitocannabinoides no están localizados al azar en el organismo. Se les encuentra especialmente en la superficie de las células del cerebro humano y del sistema nervioso central y en los tejidos del sistema inmunitario. El Hipocampo (especialmente el giro dentado), así como el Globus pallidus, que regula los movimientos (5), tienen una densidad de receptores CB1 muy elevada. Los receptores CB2, en cambio, están expresados en los tejidos inmunitarios (6). Estas localizaciones sugieren una implicación de los cannabinoides en la modulación de la memoria, de las emociones, del dolor (crónico, inflamatorio o neuropático) (7-8) y de los movimientos (9-10).

El CBD se fija más a los receptores CB2, mientras que el THC se fija a los receptores CB1 con una gran afinidad. Cuando el CBD se fija a sus receptores, se produce una reacción en cadena que lleva a una disminución de la liberación de los neurotransmisores.

La unión del CBD con los receptores CB2 parece en primer lugar reducir la respuesta inflamatoria . El fenómeno implica múltiples dianas celulares que conducen a un aumento de BDNF (del inglés Brain derived neutrophic factor - factor neurotrófico derivado del cerebro, una proteína que estimula el crecimiento y la diferenciación de nuevas neuronas), a una reducción de las células de la microglía y a una disminución de los mediadores proinflamatorios (11-13). Este efecto antiinflamatorio es el que hace tan interesante al CBD para el alivio del dolor.

Por tanto, el CBD contribuye a disminuir la producción de citocinas inflamatorias, a preservar la circulación cerebral durante los episodios isquémicos y a reducir la neuroinflamación (14). Éste también contribuye a aumentar los niveles de adenosina en el cerebro, lo que está asociado a la neuroprotección y a una disminución de la inflamación (15). Asimismo, éste contribuye a activar los PPAR (del inglés Peroxisome proliferator-activated receptors – receptores activados por proliferadores peroxisómicos), unas proteínas que actúan como factor de transcripción de ciertos genes implicados en la inflamación y la transmisión del dolor.

Varios estudios han mostrado otros beneficios: éste favorece además la vasodilatación (17-18) y ayuda a reducir las especies reactivas de oxígeno (ROS – del inglés Reactive oxygen species), así como la peroxidación lipídica (19-21). Por otra parte, el CBD está implicado en la modulación de receptores que no pertenecen al sistema endocannabinoide. Por ejemplo, parece ser que los receptores de la serotonina juegan un papel en los beneficios y las propiedades terapéuticas del CBD.

El CBD puede disminuir la intensidad y el efecto de los síntomas asociados a la ansiedad crónica o al estrés crónico (22-23). Imágenes médicas humanas han permitido mostrar que el CBD afecta a áreas del cerebro implicadas en la neurobiología de varios trastornos psiquiátricos. Un estudio ha mostrado que una simple dosis de CBD, administrada oralmente a voluntarios sanos, modificaba la actividad de reposo en las áreas límbicas y paralímbicas (24-25).

Unas investigaciones también han evidenciado una atenuación potencial de la memoria asociada a experiencias traumáticas.

El CBD goza actualmente de un favor que no disminuye con el tiempo. Si bien la parte de este éxito atribuible a los medios de comunicación no es despreciable, este éxito parece estar más relacionado con las propiedades y las virtudes del CBD, hoy en día muy documentadas. En resumen, a continuación, figuran las propiedades evidenciadas en los estudios in vitrocon animales o clínicos con personas (26:

  • beneficios para el dolor;

  • acción en los receptores cerebrales, especialmente en la serotonina, un neurotransmisor regulador del estado de ánimo, pero también del comportamiento social;

  • potencial antiinflamatorio en las citocinas;

  • beneficios neuroprotectores;

  • propiedades ansiolíticas y virtudes antiestrés;

  • beneficios antiadictivos;

  • acción en ciertas respuestas al estrés.

​COMPOSICION

Dosis diaria: 2 cápsulas blandas (softgels) 
Cantidad de dosis por envase: 15

Cantidad
por dosis

Cannabidiol (CBD) de 156, 25 mg de aceite de cáñamo no psicotrópico estandarizado a un 6,4 % de CBD 10 mg
Cantidad diaria recomendada (CDR) no definida. Otros ingredientes: aceite de oliva procedente de la agricultura ecológica.

POSOLOGIA

Adultos. Tomar 2 cápsulas blandas (softgels) al día. Cada softgel contiene 78,125 mg de aceite de cáñamo estandarizado a un 6,4% de cannabidiol (CBD), es decir a 5 mg de CBD.
Este complemento no contiene sustancias psicotrópicas.

 

Precauciones: No exceda la dosis diaria recomendada. Este producto es un suplemento alimenticio que no es un sustituto de una dieta variada y equilibrada. Mantener fuera del alcance de los niños. Almacene lejos de la luz, el calor y la humedad. Como con cualquier suplemento nutricional, consulte a un profesional de la salud antes de usar si usted está embarazada, amamantando o si usted tiene un problema de salud.
Examine también estas categorías: SuperSmart, Bienestar y Descanso